miércoles, julio 08, 2015

 "Si crees que la vida en familia que tienes ahora, la tendrás para siempre, tal vez debas prestar atención a los días comunes, esos que comienzan con cereal y terminan viendo películas.
Entre ellos están los días en que mis hijos jugaban con el perro, comían helado por los cachetes, y jugaban en las hamacas. Tardes con manguera y barro, que los chiquillos terminaban en mi cama, en aquellas noches de cine familiar.
Cuando mi primer hijo lloró en la puerta del jardín, pensé que siempre lloraría al separarse de mí. Pero todo sucede por etapas y a su tiempo. Entonces los problemas nos parecían enormes; las alergias, el partido perdido, peces y hamsters que morían uno tras otro. Pero en general, el mundo en que vivíamos y la familia que construimos, hizo sentir que la infancia era sólida y duradera.
Lo más lindo de esa etapa fue acunarlos en mis piernas oliendo a perfume de bebé y a pelo recién lavado. El beso y la bendición antes de dormir. Dejarlos en su cuarto por tan poquito tiempo, porque siempre amanecían en el nuestro.
Me preocupaba que si no les leía un cuento antes de dormir, no los motivaría a leer, y me entristecía si discutían por el turno del juego como si fueran a pelear por el resto de sus vidas.
Todas las etapas llegan a su fin. La pelota deja de volar por el jardín. Los juegos de mesa se llenan de polvo. Regalas la bañera de plástico y ahora esperas horas a que salgan de la bañadera. 
La puerta del cuarto que siempre estuvo abierta, de pronto un día: se cierra. Un día al cruzar la calle estiras tu brazo para alcanzar la manita que siempre estuvo ahí para agarrar la tuya, y tu chico de trece años camina un par de pasos atrás, pretendiendo no conocerte.
Has entrado a un nuevo territorio llamado adolescencia y no conoces el piso en donde estas parada. El hijo que cargaste y cuidaste se ha transformado en un sujeto jorobado sobre una computadora. Te preguntas si lo estás haciendo bien, pues ya no hay marcha atrás. Te preguntas si podrás sobrellevar el resto del día sin discutir, y acabas agotada recordando aquellos días que parecían eternos y se han esfumado.
Las advertencias y consecuencias ya no funcionan. Las charlas de sobremesa ya no existen. Haces lo que puedes, como puedes: llenas el freezer, chofereas, negocias permisos, supervisas, asistes a las reuniones de calificaciones, dejas de asistir a los partidos, e ignoras el cuarto que parece haber sido bombardeado.
Te piden otra vez dinero. Tratas de no hacer muchas preguntas. Tratas de obtener todas las respuestas. Vuelves a llenar el freezer. Compras pizzas. Te asomas por el balcón a ver la fiesta. Aprendes a chatear con ellos. Aprendes a rezar por ellos. Tus noches de sueño ahora son noches de alerta. Te haces experta en leer entre líneas, en interpretar miradas, en determinar olores.
Te dice "puedo ma" y de pronto estas de frente a una verdad que sabías desde hace tiempo y te negabas a enfrentar. Ahora el joven no necesita, ni que le prepares la mochila, ni que le cierres la campera: necesita tu confianza.
Te recuerdas a ti misma, que habrá que de dejarlos ir y practicas el arte de vivir el presente. Saboreas cada minuto que tienes, aquí y ahora, cenando con tu familia y diciendo buenas noches en persona. Das el beso en la mejilla y la bendición en la frente, aunque parezca que ya no les gusta.
No podemos cambiar el crecimiento de nuestros hijos, pero podemos cambiar nuestra actitud ante ello, en vez de decir lo que deberían corregir, piensa en lo superado y logrado por cada uno, porque en cualquier momento vas a estar abrazando a tu pequeño de 1.80 metros de estatura y lo harás de puntitas para decirle al oído que lo extrañarás mientras hace su maestría en otro continente.
El torbellino de los cajones revueltos y las perchas caídas buscando una remera al son de la música estridente, se han ido ya. La casa tiene una nueva clase de silencio. El litro de leche se vuelve agrio. Por fín sobra una rebanada de torta para vos, pero ya no tienes hambre. Nadie te pide que lo lleves a ningún lado.
Entonces miro a mi esposo, sentado en la mesa del comedor, que de pronto se hizo muy grande para dos, y me pregunto cómo es que todo pasó tan de prisa. Mi biblioteca está llena de albums con veinte años de fotos: piñatas, premios, partidos y navidades. Sin embargo, los recuerdos que más deseo atesorar; los que desearía volver a vivir, son los momentos que nadie pensó en fotografiar; esos ratos que pasaban a diario entre la cocina y el cuarto de tele. Desayunar cereal en pijamas y acurrucarnos a ver una película al final del día.
Me tomó mucho tiempo percatarme, pero definitivamente lo aseguro, que el más maravilloso regalo que me ha dado mi familia, el que compone mi más grande tesoro, es el regalo de esos lindos y perfectos días ordinarios".

miércoles, febrero 06, 2013


miércoles, enero 09, 2013


lunes, noviembre 12, 2012


lunes, octubre 22, 2012


sábado, julio 28, 2012


lunes, enero 09, 2012

No creo en los Reyes..

Pero si en las princesas!!..

Alexia , cada día mas parecida a una muñeca , hermosaaaaaaaa!! a q si? :-)

lunes, enero 02, 2012

Dolce & ... ?


Tus pulgas no son molestia comparadas con la maldad de la gente.
Tus pelos por toda la casa no son un problema comparados con el egoísmo del mundo.
Si rompes cosas, seguramente no será mi corazón...
Tu expresión es siempre sincera comparada con tantas mentiras allá afuera, tu compañía es incondicional, comparada con los que casi nunca están, siempre esperas que vuelva a casa, por suerte yo sé lo que es el amor de un peludito fiel y leal.!!Imposible no quererlo , cuanto amor me das! :) 


jueves, diciembre 22, 2011

“Nos hicieron creer que el “gran amor”,sólo sucede una vez,

generalmente antes de los 30 años.
No nos contaron que el amor
no es accionado,ni llega en un momento determinado.
Nos hicieron creer que cada uno de nosotros
es la mitad de una naranja,y que la vida sólo tiene sentido
cuando encontramos la otra mitad.
No nos contaron que ya nacemos enteros,
que nadie en nuestra vida merece
cargar en las espaldas
la responsabilidad de completarlo que nos falta.
Las personas crecen a través de la gente.
Si estamos en buena compañía es más agradable.
Nos hicieron creer en una fórmula llamada "dos en uno":
dos personas pensando igual,
actuando igual...
que era eso lo que funcionaba!
No nos contaron que eso tiene un nombre: anulación.
Que sólo siendo individuos con personalidad propia
podremos tener una relación saludable.
Nos hicieron creer que el casamiento es obligatorio
y que los deseos fuera de término,deben ser reprimidos.
Nos hicieron creer que los lindos y flacos son más amados.
Nos hicieron creer que sólo hay una fórmula para ser feliz,
la misma para todos, y los que escapan de ella
están condenados a la marginalidad.
No nos contaron que estas fórmulas
son equivocadas,frustran a las personas, son alienantes,
y que podemos intentar otras alternativas.
Ah, tampoco nos dijeron que nadie
nos iba a decir todo esto:cada uno lo va a tener que descubrir solito.
Y entonces,
cuando estés “enamorado de ti mismo"
podrás ser feliz y te enamorarás de Alguien.
Vivimos en un mundo
donde nos escondemos para hacer el amor
aunque la violencia se practica a plena luz del día."
John Lennon

jueves, diciembre 15, 2011

¿Reyes magos o reinas?

 


¿Qué habría ocurrido si en lugar de tres Reyes Magos hubieran sido tres Reinas Magas?
Habrían preguntado cómo llegar al portal; habrían llegado a tiempo; habrían ayudado en el parto; habrían limpiado el establo; habrían preparado una cacerola con comida y habrían llevado regalos más prácticos. Pero, ¿qué habrían comentado al irse?:
¿Has visto qué sandalias llevaba María con esa bata?
El niño no se parece nada a José.
¡Virgen! ¡Ja! ¡La conozco desde el colegio!
¿Puedes creer que tienen a todos esos asquerosos animales viviendo en la casa?
Me han contado que José está desempleado.
Te apuesto lo que quieras, a que no te devuelven la cacerola.
¿Te fijaste en lo bien que estaba el pastorcito?
Viste la cara que puso José cuando le preguntamos que haría para mantener al muchacho...
Sabes, a mí me parece que a María no le gustó el chupón que le regalé, ¿sería por el color o la marca?
Qué se creerá María, que por ser la mamá del niño Jesús teníamos que darle mejores regalos, porque a los escarpines los vio feos.
Tu sonrisa no salió bonita para la foto del Nacimiento.
¿El lápiz labial de la virgen María era Revlon?
¡Menos mal que nos vamos! No soporto lo mal que viven estos carajos.
José como que tenía dos días sin bañarse, ¿no crees?
¡El camello me mordió el vestido!
¡Qué fastidio tener que regresar a casa en camello! Mejor llamo a mi esposo para que me venga a buscarme con los esclavos y me lleven cargando.
A ese pesebre le faltaban unos cuadros.
El ángel ni me miró.
¿Quién será el estilista de la Virgen? La está robando.
Etc.

lunes, noviembre 14, 2011

miércoles, octubre 05, 2011

lunes, julio 18, 2011

Radio Killer- Be free



Lo que suena en Maxima Fm (BCN)

domingo, julio 10, 2011

Kite - U2



Something is about to give
I can feel it coming
I think I know what it means
I'm not afraid to die
I'm not afraid to live...

...Did I waste it?
Not so much I couldn't taste it...

....Was the big idea
That was the big idea."

domingo, junio 19, 2011

lunes, mayo 02, 2011

I go there with you (It's all I can do)...



"cumpliré la promesa q le hice, de escuchar mi corazón.."

A partir del 15/8/07 pasaron..